El intento de explicar lo inexplicable da origen a un tipo singular de conocimiento llamado conocimiento teológico.
Este conocimiento tiene como fundamento la existencia divina, de la que no se discute la autoridad y se aceptan, sin restricciones, sus dogmas de fe.
A partir del conocimiento teológico reconocemos el mundo así como todo lo que lo constituye como resultado de un acto divino.
No se cuestiona la existencia de entidades divinas y se aceptan, como verdades indiscutidas, las revelaciones dadas en nombre de ellas.
Se conciben los textos sagrados como expresión del conocimiento divino.
Algunas características principales del conocimiento teológico son:
  • Es valorativo, pues se basa en doctrinas constituidas en proposiciones sagradas;
  • No es terrenal, ya que su revelación no depende del hombre sino de entidades divinas;
  • Es sistemático, porque explica el origen, el significado, la finalidad y el destino del mundo como obra divina;
  • No es comprobable,  pues sus evidencias no son verificables;
  • Es dogmático, ya que su aceptación depende de actos de fe.


1 comentario:

  1. totalmente equivocado en tu enfoque amigo, necesitas documentarte un poco mas en lo que llamas conocimiento teológico

    ResponderEliminar

Ahora te toca a vos, ¿qué opinas sobre este tema?

Suscribite para que te pueda enviar info actualizada a tu e-mail.